Inicio Federación Mexicana de Yoga Formación de Maestros de yoga en MéxicoFormación de Maestros de yoga en México Formación de Maestros de yoga en México
yoga gratis 2 meses gratis inscríbete y participa envía tu correo
Sat Tara Singh Ikyta Kundalini Yoga México

En esta entrevista: Sat Tara Singh, entrevista, yoga kundalini México, IKYTA México

índice de artículos de yoga

Sat Tara Singh en exclusiva

Julio CruzFabien LefebvrePor Julio Cruz y Fabien Lefebvre
Fotografía: Julio Cruz
Publicación: martes 1º de abril, 2014

Hola Sat Tara nos gustaría que nos compartieras cómo fue que te acercaste al yoga.

Fue el día que cumplí 20 años, el 18 de octubre del 93. Mi mamá llevaba algunos meses practicando Kundalini yoga y me regaló una entrada a una clase; mi interés por el yoga en ese momento era nulo, inexistente y no podía pensaba en peor forma de pasar la tarde de mi cumpleaños pero pensé me va a salir más barato ir que aguantarme las quejas de mi madre por todo un año; así que fuí y la verdad no me gustó nada, salí de la clase diciendo que le pasa a este cuate con el turbante en la cabeza y hablando en quien sabe qué idioma raro; eso fue como a nivel del coco aunque supongo que a algo en mi le gustó porque decidí seguir yendo a clases; no fue amor a primera vista ni mucho menos pero estuve yendo esporádicamente.

Yo creo que fue realmente en mayo del 94 cuando la primera vez que fui al Tantra después de un día de meditación y de sentirme en la nave espacial llena de extraterrestres saliendo del Tantra si sentí; dije: “órale esto si funciona” algo se movió pensé “esto si funciona” “me devolvieron el valor de mi dinero” eso fue lo que sentí.

¿Quién fue tu primer Maestro en las clases?

Fue muy chistoso ese 17 de octubre del 93 fui con Guru Dev Singh, el de Austin, algunos lo conocerán; sigue viniendo a México ocasionalmente.
Es un Sikh muy recto, es absolutamente honesto, claro, un kundalini yogui bueno; como debe de ser, yo creo que por eso sólo fui en su primera clase, en aquellos tiempos estaba buscando algo más exótico; en ese tiempo era demasiado derecho para mi.

Entoces ¿cuál fue el primera maestro que cambio tu percepción y que te dio ganas de regresar?

La respuesta es Adi Kham que da clases en Cuernavaca, los que tengan oportunidad de tomar clases con ella son muy afortunados; muy buena Maestra super intensa; se la pasaba hablando de cosas raras y yo justamente en aquellos tiempos lo único que me interesaba eran las cosas raras; yo era la persona más rara que te pudieras encontrar. Es curioso por que mucho tiempo después como 9 años después de toda est historia que te platico un día estaba tomando la clase de Guru Dev Singh el sanador; el de Sat Nam Rasayan; el rockstar digamos; ya llevaba años y estaba tomando una de sus clases y estaba trabajando el espacio de los sueños y ahí dijo si tú tomas una clase de meditación profunda de Sat Nam Rasayan y luego no lo practicas; no es que se te olvide pero se te queda en el espacio de los sueños y en ese momento como de Película de Shyamalan así se me desenrredó el recuerdo y me acordé que de hecho cuando tenía 17 años me llevaron a tomar una clase con Guru Dev que también es uno de los Maestros con los que más conecté desde el principio.

¿Qué es lo que tú tratas de generar cuando una persona se inicia en el Kundalini Yoga?

“Ponerlo hasta atrás” siguiendo la recomendación de Guru Dev; yo creo que la razón; el punto de venta que tenemos un gancho de venta los kundalinis es que la técnica tiene un efecto medible en 3 minutos si dices el mantra con la entonación, con la proyección y con la alineación adecuadas; en tres minutos vas a sentir el movimiento; 3 minutos de respiración de fuego; una kriya de 20 minutos una meditación de 11 minutos son todas técnicas muy muy intensas diseñadas para cambiar tu estado aunque no tengas una práctica perfeccionada, aunque no seas un Aseta, justo esa es la onda de Kundalini yoga que está diseñada para el humano común y corriente por eso Yoghi Bhajan la trajo a Occidente; es lo que se enseñaba en secreto y sus compañeros le decían no puedes hacer eso, cómo te atreves a hacer eso, te vas a morir y dijo no “a me vale” esto se necesita justamente en estos tiempos y hay que darlo.

Y esa es mi experiencia que independientemente de cómo llegues y cuál sea tu nivel, i tienes 8 años u 80 años y si eres un super atleta o eres un oficinista contraído que lo único que has movido es el dedo del “mouse” desde los 15 años puedas y salgas “hasta atrás” que digas “no se que me pasó pero quiero más”

¿Cómo fue que empezaste a promover y a apoyar la práctica de otros Maestros y no la tuya? Por ejemplo como Krishna Kaur

Krishna es mucho más que mi jefa, trabajo para ella y además es mi Maestra en un sentido personal, es una gran Maestra, una yoguini con una práctica de muchos muchos años, estuvo a los pies de Yogui Bhajan y tiene esa devoción; de hecho el reflejo del trabajo del Maestro lo ves en los actos de ella y estar a sus pies y servirle a ella es un privilegio y es chistoso también como se da porque al principio era algo a lo que yo tenía mucha añoranza, sabes ¿cuándo voy a conseguir un gran Maestro que me reconozca como el discípulo especial? es una fantasía que yo tenía de chavito y cuando conocí a Yogui Bhajan yo llegué con esa fantasía y Yogui Bhajan por supuesto que no me peló en absoluto, jamás me dirigió la palabra: mi anécdota. Todos los yoguis mayores tienen que tener sus anécdotas de Yogui Bhajan. Mi anécdota fue por un par de meses me tocó servir de traductor, estaba ahí en su séquito como una cosa insignificante que ocasionalmente cuando había necesidad de traducción al español, la traducía más o menos competente como traductor, decía cosas, él me escuchaba y funcionaba bien. Y un día yo tenía una pregunta, tenía una inquietud profunda del alma y entonces llegué y le dije “oiga Maestro etc etc” no se que era lo que le quería preguntar entonces Yogui Bhajan dijo “¡¿qué?! ¡¿qué dice?! Que alguien me diga lo que está diciendo y yo lo repetía y el decía lo mismo ¿qué estás diciendo? no te entiendo ¡¿qué dices?!” y yo estaba muy consternado pensaba si siempre me entiende porque en este momento no me entiende y esa es la suma de interacción personal con Yogui Bhajan que para mi fue todavía fue muy interesante a lo cual todavía le doy vueltas fue como darme cuenta que como traductor, como canal quitándome de enmedio
 yo era útil, servía a lo que estaba sucediendo pero en cambio desde este rollo de mis preguntas existenciales, trascendentes y todo era puro rollo tal cual.

Y así también fue como conocí a Krishna Kaur como traductor, muchos de los yoguis que me ha tocado conocer en la vida ha sido interactuando en esa función: traduciendo. Y es muy padre, el arte del traductor es muy parecido a un estado meditativo un buen traductor debe de hacerse completamente transparente, volverte cero y dejar que la cosa pase; en el momento en el que tú metes un rollo tu interpretación está interfiriendo y se nota; la comunicación ya no pasa bien y el que está escuchando dice “hay algo raro ya no es una traducción, ya es un algo.”

Tanto sirviendo a Krishna o a quien me toque traducir como a quien me toque traducir, ahora en el Solsticio voy a traducir a todos los Maestros y bueno, yo soy el que coordina las traducciones pero bueno desde ahí hasta en mis clases normales es lo mismo, cuando estás enseñando no estás enseñando desde el ego y de proyectar tu propia identidad, como mis clases funcionan es exactamente lo mismo, me hago al lado y permito que la cosa pase por eso cantamos el Adi Mantra el Ong Namo Guru Dev Namo al inicio de la clase.

¿Cómo empezaste a trabajar en IKYTA?

Eso fue en 2004 yo estaba en el DF llevaba años de la práctica de yogui y me había mantenido al margen de las Instituciones de Kundalini yoga decía no yo no tengo tiempo para eso es un rollo eso de la comunidad y dices que quieres servir pero en realidad cada quien está viendo como servir a sus intereses; es algo muy normal muy humano y todos lo hacemos pero yo estaba con una postura muy escéptica y muy puritana diciendo “yo no me voy a mezclar con eso” pero alguien Ong Singh el decano de Kundalini yoga me llamó y me dijo va a haber una Asamblea muy importante tienes que ir y una política tremenda cuando se juntan seres humanos y más yoguis y preguntaron quien estaba dispuesto a servir para crear una nueva fase y seguir adelante en un algo y se me ocurrió levantar la mano, me dejé llevar por un arranque de emoción y dije sí, si yo puedo y desde entonces ya no me pude bajar.

¿Cuál es tu impresión sobre la práctica del Kundalini yoga en México específicamente? tú que has visto práctica en muchos países.

Está creciendo enormemente, está creciendo más que en muchos otros países, no diría que todos pero sí ahorita hay una expansión muy rápida y para mi obedece a lo que decía Yogui Bhajan exactamente: la necesidad va a ser tal, la gente va a estar tan loca y el grado de estrés va a ser tan intenso que van a necesitar de las enseñanzas de una manera desesperada y yo creo que es así. En México; los mexicanos si tienen una sensibilidad muy profunda yo creo como Pueblo que ya viene ahí en el gen y en la cultura y somos gente profundamente emocional profundamente telenovelera y eso mismo hace que la necesidad de tener un sentido en la vida, un algo que te de dirección es muy profunda; ¿de qué te vas a agarrar en México que te de eso? la política, la economía, la sociedad están bastante inestables, de hecho en todo el mundo pero en México llevamos un poquito la delantera en ese sentido y kundalini yoga funciona para eso. Te sientas haces 11 minutos, cantas el mantra y se te mueve el espacio y ya luego regres la telenovela porque es inevitable pero bueno ya por lo menos se movió algo y dices “quiero más” el riesgo es que se vuelve como la telenovela o cualquier cosa: vas por tu dosis semanal o peor aun, haces Kundalini Yoga y crees que eres bueno, te vites de blanco y te pones un turbante y crees que con esos rollos de alguna manera te hacen mejor que el de al lado. Es algo muy cristiano que sientes que porque ya fuiste a misa ya lavaste tus culpas entonces puedes seguir actuando como antes y pensar que eso no tiene consecuencias y eso no es así por supuesto todo tiene consecuencias. Entonces es igual que hace 2,000 años en los Bosques de la India eran muy poquitos los que hacían yoga y ahora somos miles; yo calculo que hay unos 20,000 practicantes de kundalini en México; no hay un censo ni un dato pero hay que ver de todos esos cuantos en realidad pueden ir más lejos de meter los deditos en el estanque y poder mantener un cambio de consciencia de una manera estable en su vida que es el fin verdadero de la práctica.

¿Qué mensaje te gustaría dar a nuestros lectores?

Pues que practique, practiquen y practiquen. Lo más importante es ser feliz. Tú tienes que encontrar aquello que te haga el ser humano más feliz desde el interior, hay un montón de presiones de afuera: de los medios, de la familia, de la televisión, de tu novia que te quieren vender un rollo de felicidad y para lo que sirve todo esa práctica de yoga y todo ese trabajo interior es desconectarte de esa mercadotecnia externa y encontrar la fuente de felicidad en tu interior y ser fiel a eso: serte fiel a ti mismo.

Agradecemos la amabilidad y el tiempo de: Sat Tara Singh Jethadar de Administración de IKYTA México, la Asociación Nacional de Maestros de Kundalini Yoga.
Fotografía, encuadre y Diseño Gráfico: Julio Cruz

índice de artículos de yoga

Federación Mexicana de Yoga® es una marca registrada y esta protegida por las leyes nacionales e internacionales. Todos los derechos reservados © 2013 FEDEMY Federación Mexicana de Yoga, A.C.
Toda información escrita o visual de todas las publicaciones contenida en este sitio tiene todos los derechos reservados © Para su uso o reproducción se requiere autorización escrita de FEDEMY Federación Mexicana de Yoga, A.C.


D.R. 2015 FEDEMY Federación Mexicana de Yoga A.C. | Tel. 01 800 890 46 71 | contacto@federacionyoga.com
Federación Mexicana de Yoga® es una marca registrada propiedad de Fedemy Federación Mexicana de Yoga A.C. "Día del Yoga" Embajadora del yoga en México" y El yoga nos une" son avisos comerciales regsitrados.